un lloc de cultura peculiar

X-Men. Mutantes en la gran pantalla.

X-Men. Mutantes en la gran pantalla.

Dado que este mes de mayo se estrena en las salas españolas X-Men: Apocalipsis (X-Men: Apocalypse, 2016), tal vez sea un buen momento para realizar un breve repaso a las no pocas adaptaciones cinematográficas que han tratado las peripecias de Magneto, el Profesor Charles Xavier, Tormenta, Lobezno, Pícara y compañía.

Creados por los afamados Stan Lee y Jack Kirby, los X- Men (o Patrulla-X) hicieron su primera aparición en 1963 dentro del amplio abanico que Marvel Comics ofrecía a su público. Narraba como los humanos de a pie compartían estancia en la Tierra con un amplio grupo de mutantes, y de como el Profesor Charles Xavier trataba de luchar por la integración de estos seres marginados de la sociedad desde su Instituto Xavier para Jóvenes Talentos, en el que se encontraban Cíclope, Arcángel, El Hombre de Hielo, Bestia y La Chica Maravillosa. Más adelante se añadirían a la tropa personajes como Lobezno o Rondador Nocturno, creando así un importante escuadrón de superhéroes. Y como en toda buena historia (y por consiguiente, en todo buen cómic), aquí también tenía cabida un destacado grupo villanos, en este caso, de mutantes rebeldes capitaneados por Magneto.

Con los X-Men, Marvel logró uno de sus mayores éxitos editoriales: la saga provocó un gran impacto en los lectores y se crearon diferentes series paralelas que indagaban en la personalidad de  mutantes concretos al mismo tiempo que se creaban nuevos personajes que hacían crecer el mundo de la historieta.

Las aventuras de todos ellos fueron llevadas a las pantallas de televisión, siendo probablemente la serie animada datada en 1992 la más conocida en nuestro país, gracias a sus pases en las cadenas privadas. Pero en lo que respecta al cine, tuvieron que pasar unos cuantos años más.

apocalipsis

Hasta mediados de los 90, las creaciones de Marvel no había logrado ningún triunfo importante en lo que respecta al séptimo arte (la fallida versión de The Punisher con Dolph Lundgren puede servir de ejemplo), pero todo cambió cuando en 1998 Stephen Norrington reventó las taquillas de todo el Mundo con la excelente Blade (Íd., 1998). Esta impecable cinta de vampiros a ritmo de música dance abrió la veda y permitió que otros muchos superhéroes de La Casa de las Ideas encontrasen su carrera en la industria del cine. Y fueron precisamente los X-Men de los primeros que disfrutaron de esta nueva era; en el año 2000 Hollywood presentó en sociedad la película oficial basada en las hazañas de los mutantes, X-Men (Íd., 2000). Lejos de ser un simple producto de acción, en aquel momento sorprendió que el encargado de dirigir la cinta fuese un cineasta reputado como Bryan Singer, en cuyo currículo se encontraban trabajos tan interesantes como Verano de corrupción (Apt Pupil, 1998) o, sobre todo, Sospechosos habituales (The Usual suspects, 1995). También llamaba la atención el reparto compuesto por varios actores de renombre como Patrick Stewart, Ian McKellen, Anna Paquin o Bruce Davison, así como la presencia de nuevas estrellas que consolidaron su fama, principalmente Halle Berry y Hugh Jackman. El resultado en líneas generales fue muy positivo, pues la propuesta de Singer supuso una interesante e inteligente combinación entre cine-espectáculo y drama convencional.

La secuelas, por supuesto, no tardaron en llegar y así, en 2003, se estrenaba X-Men 2 (X2) con reparto casi idéntico y de nuevo con Brian Singer a los mandos de la producción. Y en 2006 pudimos disfrutar de X-Men: La decisión final (X-Men: The last Stand), esta vez con el infravalorado Brett Ratner asumiendo el cargo de director.

Tras unos años de silencio, y ya con las carteleras llenas de héroes de la factoría Marvel (Spiderman, Iron Man, Daredevil…), los X- Men regresaron al cine, primero con un spin off confeccionado para Lobezno titulado X-Men orígenes: Lobezno (X-Men Origins: Wolverine, 2009) -al que le seguirá Lobezno inmortal (The Wolverine, 2013) y una nueva entrega que está en camino-, y después con una extraña precuela, X-Men: Primera generación (X- Men: First Class, 2011). Dirigida por Matthew Vaughn, narraba los años de juventud de Charles Xavier, Magneto y el resto de protagonistas, y aunque en múltiples aspectos no se respetase la continuidad con los tres filmes anteriores, Primera generación puede considerarse como la mejor película inspirada en los X-Men, pues contaba con un exquisito guion, un ritmo perfecto y un reparto de lujo en el que destacaban nombres como los de Michael Fassbender, James McAvoy (Magneto y Xavier respectivamente), Jennifer Lawrence, Kevin Bacon o Michael Ironside. Las taquillas ardieron una vez más, y tres años después ya teníamos X- Men: Días del futuro pasado (X- Men: Days of future past, 2014), con un elenco en el que se mezclaban el reparto de la anterior saga (Jackman, Stewart, McKellen…) con los nuevos rostros, contando nuevamente con Bryan Singer como realizador. Sin ser tan sólida como su precedente, sí era un producto más que correcto y altamente disfrutable.

Hugh-Jackman-Muscles-Claws-in-The-Wolverine

Ahora, casi a mediados de 2016, veremos cómo se estrena la esperada X-Men: Apocalipsis, dirigida por Singer y con Fassbender y McAvoy encabezando el cartel; no cabe duda que el universo de los X-Men continuará extendiéndose de diferentes formas durante muchos años más. Buena noticia para sus muchos admiradores en papel y celuloide.

 

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR