un lloc de cultura peculiar

Papusza

Papusza

autor

Hay voces que no pueden, no deben acallarse, y mucho menos sepultarse bajo tradiciones reaccionarias, xenófobas o machistas. Y la de Papusza (“muñena” en lengua gitana) fue una de ellas, ahora recuperada y vindicada en este  minúsculo y precioso film, auténtica joya de orfebrería de costumbrismo poético. Una poetisa intuitiva, telúrica, visceral – algo así como el Miguel Hernández español, pero con el estigma añadido de la raza y el sexo en la Polonia de la postguerra hitleriana-, capaz de hacer magia con unas palabras que apenas conocía, y desde una ignorancia casi analfabeta convertirlas en los más bellos pensamientos, en emociones y verdades solo al alcance de almas sensibles, únicas, escogidas para hacer de este mundo algo más hermoso; aunque sea ese mismo mundo, en forma de atávicas tradiciones represivas, el que cercena su vida, el que oprime su talento, el que estrangula su imprescindible legado y lo convierte en un tesoro mártir de esas culturas invisibles que hay que reivindicar siempre, porque nos hacen mejores.

Papusza es una pequeña película que contiene un universo enorme; de una belleza inabarcable que se nos transmite con la elegancia de la sencillez y de la autenticidad; con tantos silencios como diálogos, sino más, y con idéntica carga dramática y poética en ambos casos; y acariciado todo por una delicada y fascinante, casi hipnótica fotografía en blanco y negro, que resulta pictórica por momentos, fabuladora a ratos e incluso neorrealista en otros. Formidable.

La triste historia de una mujer excepcional empujada a convertirse en víctima de sí misma, pues tras ser denostada y repudiada por su propio pueblo, acuciada por la culpa y la tristeza de haberlo “traicionado” revelando su identidad con la publicación de sus versos, llego a perder la razón y a renegar de su don hasta el punto de pensar: “si no hubiese aprendido a leer hubiera sido feliz”.  Y con todo, pese a la injusticia aberrante que narra el film, también se erige éste en un velado homenaje a la ancestral cultura gitana, con sus pros y sus contras, desde luego, pero con ese respeto necesario que merecen las tradiciones y formas de vida que no entendemos – límites lógicos aparte-.

“La hierba se balancea con el viento

Los jóvenes robles se arquean hacia el más viejo

Una hoja habla, un corazón errante muere

mientras un cuervo llora su partida

El gran bosque está cantando delicadamente,

la tierra negra tiembla y se lamenta

por la inoportuna muerte del muchacho,

mientras cierra sus ojos lentamente”.

Papusza 

 

Dirección: Joanna Kos-Krauze, Krzysztof Krauze Guión: Joanna Kos-Krauze, Krzysztof Krauze Fotografía: Krzysztof Ptak Reparto: Jowita Miondlikowska, Zbigniew Walerys, Antoni Pawlicki, Artur Steranko, Andrzej Walden

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR