un lloc de cultura peculiar

Paddington 2

Paddington 2

autor

Aunque aún no estamos oficialmente en Navidad, nos encontramos en ese umbral incierto del calendario donde su espíritu todo lo impregna. De modo que, padres del mundo prepárense y tomen nota: Paddington 2 es una buena opción. Tierna, cursi y sensiblera en su justa medida. Sin rebosar. Tontorrona, sí. Previsible, también. Y con todos los ingredientes tradicionales del cine familiar. Léase apología de los valores de la lealtad, la amistad, la generosidad y la bonhomía. Todo ello personalizado en el osezno protagonista, para escarnio de una humanidad que debe aprender de él. Vale, sí, todo bastante típico y tópico. Pero muy bien hecho, la verdad. Casi con hechuras de gran producción, además. Con escenas realmente espectaculares y efectos visuales magníficos (atención a la carrera de los trenes en el río. Es soberbia). Y todo a un ritmo más que aceptable, ágil y vibrante en todo momento. Vertiginoso en algunas otras fases, que recuerdan a esas comedias de acción, corre corre que te pillo, muy Correcaminos y Coyote, o las de esos malos del cómic o de la tele tan pérfidos como ingenuos, un poco al estilo de los hermanos Dalton o los ladrones de Pipi Calzaslargas. Un villano que aquí encarna un divertido Hugh Grant que, según cómo se mire, podría considerarse que propone algo así como una autoparodia, que se anticipa a su ya incipiente decadencia.

El osito es formidable. Ya sé que a nadie sorprende a estas alturas las habilidades técnicas de la industria para humanizar todo tipo de criaturas, los animatrónics están a la orden del día y las tecnologías digitales lo permiten todo. Pero eso no le resta mérito a este entrañable personaje, perfectamente integrado entre humanos que, como si de un Alf se tratara, lo tienen adoptado con toda naturalidad como uno más de la familia. Me lo pasé bien, la verdad. Y eso que triplicaba la edad de cualquier otro espectador de la sala.

Director: Paul King. Intérpretes: Hugh Grant, Hugh Bonneville, Sally Hawkins, Brendan Gleeson, Jim Broadbent.

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR