un lloc de cultura peculiar

Nostalgia televisiva 6: Vacaciones en el mar

Nostalgia televisiva 6: Vacaciones en el mar

autor

A pesar de ver la luz por primera vez a finales de la década de los setenta -aunque su emisión llegó a nuestro país bastante más tarde-, Vacaciones en el mar se convertiría con el tiempo en otro de esos iconos por excelencia de la televisión más “ochentera”, y una de las sitcom (comedias de situación) de mayor calado entre el gran público a ambos lados del Atlántico. Comedias ligeras, de menos de una hora de duración, que los clarividentes productores asociados Aaron Spelling y Douglas S. Cramer –destacadas y prolíficas figuras omnipresentes en la industria estadounidense de los shows televisivos de las últimas cuatro décadas- ofrecían a bordo del Princesa del Pacífico, y que cautivaron a la audiencia durante 10 largos años con su tono desenfadado y complaciente, con total ausencia de acción y de lo que llamaríamos “malos rollos”, transmitiendo la sensación de simpático entretenimiento y sano romanticismo. O sea, el estado ideal cuando uno buscaba únicamente un buen rato de evasión y tranquilidad en el sofá de su casa. Historias basadas en la novela The Love Boat de Jeraldine Saunders, quien se basó a su vez en sus propias experiencias como anfitriona en cruceros de lujo, que giraban en torno a la mítica y entrañable tripulación, entremezcladas con las de los pasajeros de turno que viajaban en cada uno de los cruceros que zarpaban y regresaban en cada capítulo, con las pertinentes escalas en los más atractivos, exóticos y famosos puertos de medio mundo. Pasajeros interpretados, a lo largo de los 249 episodios emitidos por la cadena ABC, por toda la plana mayor de actores y actrices del cine y la televisión estadounidense de, casi podríamos decir, todos los tiempos. Una larguísima y muy curiosa lista de estrellas de la pequeña y la gran pantalla antes, durante y después de sus grandes momentos de gloria protagonista. Así, entre los artistas invitados destacan nombres como Ursula Andress, Anne Baxter, Kathy Bates, Cyd Charisse, Jamie Lee Curtis, Michael J. Fox, Zsa Zsa Gabor, George Kennedy, Vincent Price, Debbie Reynolds, Shelley Winters… y  “hasta aquí puedo leer”, puesto que como ya hemos comentado la lista podría no tener fin. Incluso participaron en la serie algunos famosos músicos de la época como por ejemplo el grupo The Temptations, y nada menos que otro importante y simpático icono de la década de los ochenta, los Village People. Otra curiosidad a tener en cuenta fue la colaboración de la cantante, guitarrista y actriz murciana, afincada en Estados Unidos, Charo Baeza, poseedora del récord de intervenciones como actriz invitada, en 21 episodios, interpretando el personaje de April Lopez. Y ya rallando en el dato friki , resultaría imperdonable no mencionar la aparición como figurante, encarnando a un cantaor flamenco (claro), en un episodio filmado en el puerto de Barcelona, del humorista, actor y cantaor Chiquito de la Calzada. Y así, las siempre conclusas y particulares historietas de cada capítulo nos transportaron desde el salón (o la cocina) de nuestras casas, a un agradable y divertido universo trashumante al son del famoso tema musical de Charles Fox y Paul Williams. Un largo y amable viaje surcando los mares y divisando preciosos puertos durante 10 temporadas –en realidad muchos son los que cuentan solo nueve, ya que la décima y última se componía únicamente de cuatro “especiales” emitidos entre 1986 y 1987 a modo de despedida de la longeva serie-, a lo largo de las cuales su fiel tripulación, cuyos rostros han quedado grabados para siempre nuestras retinas, jamás ”abandonaría el barco”, acompañando incansables al telespectador hasta el fin de la serie.

Una tripulación que, como todos recordaremos, encabezaba el paternal capitán del trasatlántico Merrill Stubing, todo un experto a la hora de dar sensatos consejos amorosos a sus pasajeros, interpretado por Gavin MacLeod, quien venía de disfrutar las mieles del éxito con la exitosa sitcom titulada en España La chica de la tele, y originalmente El show de Mary Tyler Moore, de donde también salieron destacados personajes de la televisión como Edward Asner, en el papel del famoso Lou Grant -tal y como ya hemos comentado en el capítulo dedicado a esta otra mítica teleserie de los 70-. MacLeod interpretó al presentador de noticias Murray Slaughter durante sus siete temporadas de emisión, entre 1970 y 1977.

Junto al capitán compartía protagonismo a bordo del famoso crucero la encargada de las relaciones públicas Julie McCoy, papel que interpretaba Lauren Tewes en su debut televisivo, nominada también al Globo de Oro en 1982 en la categoría de mejor actriz secundaria, y la única que se vería obligada a abandonar el reparto prematuramente por culpa de su adicción a las drogas, siendo sustituida por la actriz Pat Klous en el papel de nueva relaciones públicas Judy McCoy, hermana de Julie. Tewes regresaría en 1985 para intervenir como invitada en un episodio interpretando a una pasajera del Princesa del Pacífico. Y cómo no, el simpático barman Isaac Washington, experto emparejador de pasajeros, en la piel del actor Ted Lange, quien a lo largo de los diez años de emisión llegó a ejercer también de director y guionista de varios episodios. El doctor Adam Bricker, interpretado por Bernie Kopell –también guionista de la serie-, quien por aquel entonces ya era bastante conocido en el mundo de la televisión por su participación en un buen número de producciones televisivas de gran éxito, y sobre todo por su interpretación a finales de los años 60 del malvado Siegfried, el líder la organización criminal CONTROL y eterno enemigo del agente Maxwell Smart, en el Superagente 86 –el mismo actor intervendría también en la película estrenada en 2008, inspirada en aquel hilarante y brillante programa-. Y finalmente Fred Grandy en el papel del sobrecargo Burl «Gopher» Smith, quien junto al doctor ejercía de simpático y triunfal conquistador de bellas damas, hecho curioso donde los haya ya que ninguno de los dos personajes eran poseedores de un físico demasiado agraciado, por lo que resultaba ser toda una oda a la supremacía de la simpatía y la picaresca por encima de la belleza estandarizada. Una vez acabada la serie, todos ellos se reencontrarían con sus personajes primero en el telefilm especial «The Love Boat: A Valentine Voyage«, estrenado en 1990, y después en un episodio de los 25 pertenecientes a la secuela emitida entre 1998 y 1999, titulada Vacaciones en el mar: La nueva tripulación, en esta ocasión como ilustres pasajeros del crucero. Otro dato curioso al respecto fue la aparición del mismo equipo interpretativo en un capítulo de Los Ángeles de Charlie, en el que las guapas protagonistas resolvían un caso a bordo del Princesa del Pacífico.

A lo largo de los nueve años de emisión de la serie, el “barco del amor” fueron en realidad cinco cruceros, pero el original, el más recordado y, sobre todo, el que vio filmar en sus cubiertas la mayor cantidad de episodios, fue, es y será el Pacific Princess. Muchos fueron los famosos, y otros tantos no tan famosos, que pagaron verdaderas fortunas por unos pasajes que les permitieran formar parte de los 780 pasajeros que albergaba el barco original en sus travesías, dejando patente el auténtico poder de sugestión de la televisión. Aún así, todo tiene un final, y no siempre tan romántico y entrañable como se empeñaban en transmitir los productores de la serie. Y es que, hace tan solo cuatro años, la empresa española Quail Cruises decidió hacerse cargo del famoso trasatlántico para realizar cruceros por el Mediterráneo, con sede en Valencia. Pero la empresa quebró en el año 2011 (lamentablemente, algo nada extraño en estos tiempos) y el barco salió a pública subasta para intentar hacer frente a las deudas. A pesar del incuestionable halo de romanticismo televisivo que envolvía la nave, nadie quiso comprarla. Su destino a día de hoy, es el desguace a manos de la compañía turca Cesam Gemi Sokum, la cual tiene previsto comenzar su desmantelamiento en este mismo año 2012. Por suerte, el amor, al igual que el mar, nos sobrevivirán a todos nosotros. Que descanses, Princesa del Pacífico.

 

 

 

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR