un lloc de cultura peculiar

Los Interiores de Saúl Herrero en Can Gelabert

Los Interiores de Saúl Herrero en Can Gelabert

El casal de cultura de Can Gelabert, en las salas florentinas, inaugura este sábado día 9 la exposición “Interiors” de Saúl Herrero, que permanecerá abierta al público hasta el 7 de julio.

El argumento de esta exposición gira, una vez más en la trayectoria del autor, entorno al tiempo. La pintura tiene la capacidad intrínseca de hacer el presente eterno, de congelar un instante para siempre. A diferencia de la fotografía instantánea, cuyo tiempo representado coincide exactamente con el tiempo del proceso de captación de la imagen, en la pintura se añade una dimensión más: el tiempo propio del proceso creativo. “Mis cuadros son retomados en momentos distintos bien diferenciados, a veces pasan años entre una capa y la siguiente, de esta manera distintos presentes se superponen como metáfora visual de la existencia. Son presentes capturados que se solapan construyendo el esqueleto de nuestra historia individual a través de las anécdotas y vivencias que conforman nuestra biografía”, así explica su obra el artista.

Saúl Herrero completa la descripción de la exposición en su blog del siguiente modo: “En este punto entran en juego otros aspectos como la simetría entre la vida y el arte en un juego de reflejos, se invita a los espectadores a inmiscuirse el la privacidad de mis acciones a través de un espejo que permite descifrar los mensajes más profundos, dibujos íntimos y poemas. Son los interiores a los que alude el título. Hechos particulares que representan un teorema general en nuestra cultura globalizada donde las cuestiones individuales se hacen universales a través de redes sociales y gadgets tecnológicos.  La última sala se convertirá en un espacio íntimo, privado, y los espectadores tendrán que atravesar esa puerta hacia lo ajeno. En el arte contemporáneo es necesaria la participación activa de los observadores para completar el significado de la obra, potenciando el aspecto lúdico de mi obra los asistentes participan en un juego de reflejos. La música necesita del tiempo para su desarrollo mientras que la pintura es omnipresente y eterna, no deja de existir si no la miramos pero en esta exposición se invita al desarrollo temporal de un paseo que transcurre descifrando los mensajes en el reflejo de un espejo”.

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR