un lloc de cultura peculiar

Los exiliados románticos

Los exiliados románticos

autor

“Podría pasarme la vida lamiéndome las heridas, y aun así no cicatrizarían”. Primera estrofa de una canción de Tulsa, entonada varias veces durante el film y que, voluntariamente o no, se convierte en el leitmotiv emocional de esta película pequeña, mínima, pero de largo alcance y – ¡ay!- aún mayores pretensiones. Demasiadas. Le gusta a Jonás Trueba, y esta no lo necesitaba en absoluto, dotar sus historias de una cierta pátina de intelectualidad progre, cuando tiene un talento innato para la artesanía fílmica y el hiperrealismo íntimo que, siendo lo mejor y más interesante del film, acaba por ser neutralizado, por diluirse tras algunos alardes ingenuos, superficiales e inoportunos de erudición ideológica o cultural. Un lucimiento fatuo, y alejado de la autenticidad que valida su obra, que se instala en una bisoña pedantería que intermitentemente lastra el que sería un modesto y notable conjunto narrativo con vocación de verdad sencilla. Una bonita y entrañable, traviesa a ratos, bobalicona en otros, pero siempre sincera crónica sentimental, que se vertebra con gracia y determinación en el plano corto y la observación, en la mirada insegura y la tímida palabra, en el guiño y la complicidad; pero que flaquea en los momentos de impostada estrategia discursiva. En esas secuencias de un pretendido calado filosófico, que traicionan la espontaneidad imperante y se quedan en relamidos y arrogantes apuntes de joven muy leído.

Pero aun con todo, el film es disfrutable como miniatura realista. Bien interpretada en primera persona por unos actores-amigos que se limitan a ser más que a hacer, y con la virtud de trascender a su premisa inicial, pues más que atender a los personajes, simples excusas para abrir el camino, nos invita a suplantarlos, a experimentar una cierta catarsis personal en forma de road movie emocional, e imaginar que seria, que será de  nosotros.

Dirección y guion: Jonás Trueba. Intérpretes: Vito Sanz, Renata Antonante, Francesco Carril, Isabelle Stoffel, Luis E. Parés.

 

Javier Matesanz

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR