un lloc de cultura peculiar

Las chicas de la 6ª planta

Las chicas de la 6ª planta

autor
usuaris

En los años 60 (del siglo pasado), fueron muchas las amas de casa españolas que, en plena dictadura, emigraron a los barrios altos de París para trabajar como mujeres de la limpieza. Mantenían impolutas las casas de los señores, cocinaban, planchaban y criaban a sus hijos, mientras los señores trabajaban y las señoras, siempre muy cansadas, iban a la peluquería, jugaban al bridge y se sacaban los ojos las unas a las otras, en voz baja y con una sonrisa en los labios, que para eso eran alta sociedad. Ni que decir tiene que el carácter español versus el carácter francés de la época y el estatus da para una película. Mejor o peor, pero para una película. Por ejemplo, ‘Las chicas de la sexta planta’.

Con un reclamo de comedia francesa con Carmen Maura con un César a la mejor actriz secundaria, Natalia Verbeke de preciosa protagonista más lista y decidida de lo que parece, y Lola Dueñas con un papel de sindicalista que aporta los únicos pellizcos de realidad nacional, el primer fin de semana de taquilla está asegurado. Para el resto, déjese trabajar al boca a boca, que esto se alimenta solo. Esta premisa, con historias como ‘Los chicos del coro’ o ‘Intocables’, funciona a la perfección. Pero, con las chicas en cuestión, la cosa es más complicada. Básicamente, porque se trata de una película que no va mucho más allá de lo que cuentan la mayoría de las comedias románticas hechas con algo de gracia y conflictos sociales de por medio. Rellenar una hora y media de pequeñas historias es muy complicado si las historias no tienen garra. Y más aún si el doblaje es de los peores doblajes que uno ha tenido la desgracia de tener que escuchar en una sala de cine. Vamos a ver, señores y señoras que piensan antes de hacer un doblaje, si la película tiene uno de sus pilares en el conflicto idiomático, el tema de poner acento extranjero al castellano no es una buena idea. Que los franceses hableng en espagnol y se digang bonjour de ves en cuandu, no hace que los habitantes del país vecino estén hablando su propio idioma, hace que parezcan imbéciles. Que el protagonista y su mujeg discutang en fgansés en lugag de en française es una estupidez como un piano. Y al público le molesta. Lo digo por si no lo sabían. Que (casi) todo el mundo que va a una sala de cine sabe leer. Incluso veinte minutos espolvoreados en varias secuencias separadas.

Si uno es capaz de pasar eso por alto (o, simplemente, no le importa), y es feliz viendo a Verbeke en cualquier plano, podría decirse que la película se deja ver y no molesta.

6 comentaris

  1. Tuve la suerte de ver esta peli en VO, hace unos días en Madrid y la verdad es q me gustó mucho. Me pareció sensible y bonita y a pesar de no ser una comedia desternillaste, tiene puntos muy buenos, en los q es imposible no reírte. La mayoría de esos puntos surgen en conflictos con el idioma, no la he visto doblada y la verdad es q tampoco m apetece xq creo que no se pueden entender buena parte de cosas q quiere contar la película. Personalmente pienso que películas como esta no se deberían doblar.

    • tienes razón, Bambalina, no deberían doblarse. nosotros, en esta isla nuestra, no tuvimos tanta suerte, y nos tuvimos que conformar con la versión en castellano. y sí, es una lástima que películas en las que muchas de las relaciones entre personajes se basan en los conflictos del lenguaje, sean dobladas, pensando, erróneamente, por supuesto, que la versión original espantará cierto público. en fin. hay neuronas que no funcionan en condiciones.

  2. Trop Toni, que heuries de fer mes critiques com aquesta que ja senyala quins son el defectes que es veuen i aixi, a lo millor estalviam una perdua de temps anant al cine.

    Un espectador.

    • agraït, espectador. no dubtis que, si la pel·lícula no val la pena, ho direm, que per això va néixer fancultura. i, per això, com a mínim fins que vengui algú amb molta pasta i ens digui que hem d’esser molt bons al·lots a canvi d’una tremenda quantitat de diners (que som íntegres, però no idiotes), no ens casem amb ningú.
      molt agraït.

  3. No l’he vista, però m’agrada molt la forma d’escriure del crític. Si la veig, comprovaré si també amb els gusts coincidim.

    • gràcies pel teu comentari. a veure si tenim els mateixos gustos i podem aconsellar-te i desaconsellar-te més coses.

respon a Bambalina Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR