un lloc de cultura peculiar

La noche de la usina

La noche de la usina

autor

El nombre de Eduardo Sacheri nos empezó a sonar cuando supimos que  el guión de El secreto de sus ojos, la película dirigida por Juan José Campanella en 2009, llevaba su firma y estaba basado en su novela La pregunta de sus ojos. Y ahora, con La noche de la usina, Eduardo sacheri (Castelar, Argentina, 1967) nos deja de nuevo uno de esos relatos redondos, de los que atrapan la atención del lector y le obligan a ir más allá de la próxima página para saber, para entender, para seguir disfrutando.

El detonante que hace que empiece a girar el engranaje de La noche de la usina se sitúa en el 3 de diciembre de 2001, cuando el presidente De la Rúa anunció el corralito, el bloqueo de todos los depósitos bancarios argentinos. Como siempre en estas situaciones, algún listillo bien informado –por ejemplo, el director de una sucursal- se aprovecha. Y, como siempre en estos casos, el beneficio de unos es la pérdida de otros. Sólo que en La noche de la usina, estos otros no se resignan y empiezan a darle vueltas para recuperar sus ahorros con lo único que pueden contar, su propia determinación y capacidad.

Los protagonistas de La noche de la usina son humildes, corrientes, estoicos, provincianos y eso les dota de autenticidad y empatía. “Uno tiene su vida. Buena, mala, la que tiene. La viene usando desde que nació. La cuida. Se preocupa por conservarla, por ir poniéndole cosas.” (página 76) Y es precisamente de esa simplicidad, de ese puñado de principios éticos que no se olvidan ni trastocan incluso estafado, arruinado y con cara de imbécil, de donde surge la decisión de levantarse, actuar y encarar todas las adversidades que hayan de llegar. Aunque para ello se cuente apenas con la complicidad de unos pocos allegados y la inspiración de unas cuentas películas como Vacaciones en Roma o Cómo robar un millón y el aliento de Audrey Hepburn.

Y es cierto que no es un relato nuevo ni sorprendente, pero la precariedad y fragilidad de esta pandilla de perdedores funciona muy bien y el relato discurre con solvencia y tino gracias al nervio de la acción y al combustible ligero de la ironía y la socarronería: “Alguna neurona que permanece en guardia, en lo más periférico de su sistema nervioso, le recomienda que cierre la boca y quite de ahí los ojos y modifique la cara de estúpido embelesado que sí o sí tiene que tener en este momento. Pero como la mayoría de sus neuronas están dándose un banquete visual y olfativo de proporciones pantagruélicas, Rodrigo sigue exactamente como está”. (pág. 217)

Eduardo Sacheri

La noche de la usina

Alfaguara, 374 páginas

18,90€. Ebook: 9,99€

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR