un lloc de cultura peculiar

El guardián invisible

El guardián invisible

autor

Son lenguajes diferentes, es cierto. Y las comparativas son siempre algo absurdas, complicadas y manidas, pero esto es una web de cultura y se acaba de estrenar la película basada en el libro con demasiado bombo y platillo sobre su razón de ser como para no hablar de ambos. El Guardián invisible, de Dolores Redondo, el libro, es la primera parte de la trilogía de Baztán, es una aplaudida mezcla de thriller, emoción, tradiciones, magia, familia, filosofía y alguna cosa más que es mejor no desvelar. La construcción de personajes se hace con la cadencia que la historia de Amaia Salazar necesita. Es su vida la que se cuenta en cada página, en cada nuevo descubrimiento de un caso de los que uno desgrana entre las palabras de los libros que no puede dejar ni un solo segundo. Y precisamente por eso todo gira a su alrededor, son sus ojos los que miran, su corazón el que siente, sus temores los que afloran. Y trasladar eso a una película no es fácil. Sobre todo si lo que quieres es hacer literatura en el cine. Porque construir una película sobre un libro es construir una película, no ponerle imágenes al imaginario de los lectores. Y ese es precisamente el error del director.

El guardián invisible, la novela, funciona como un engranaje perfecto, de oscuridad, emoción y misterio. El guardián invisible, la película, tiene todos esos elementos, pero no funciona. Construida sobre una espléndida fotografía de Flavio Martínez Labiano, unos magníficos actores (qué placer ver a Marta Etura y a Elvira Mínguez en un mismo plano) y una historia fascinante, su director (y sus productores) han decidido estandarizarlo todo para convertirlo en un thriller de los que venden en televisión como taquillazos un domingo por la noche. La producción de A3 Media y la dirección de Fernando González Molina (autor de las igualmente pobres Hoy tengo ganas de ti y Palmeras en la nieve) convierten lo que podría ser una película que compitiera con la versión de Fincher de Los hombres que no amaban de las mujeres, pero que se queda en cualquier título que combine las palabras mortal, oscura, traición, sombra, sospecha o similares. Una pena. Y no porque el resultado sea una pena, que no lo es, sino porque es una pena desaprovechar una trilogía que podría competir mucho más allá de estas fronteras y se queda en los televisores de las cadenas privadas como un producto de aprobado raspado.

Léanlo, por todos los dioses, y deléitense con el placer de las historias de factura (casi) perfecta. Y véanla si les apetece ver lo que podría haber sido y a ver si lo salvan en la siguiente, cuya novela resulta igualmente fascinante.

 

Director: Fernando González Molina. Intèrprets: Marta Etura, Elvira Mínguez, Francesc Orella, Itziar Aizpuru, Carlos Librado, Miquel Fernández, Pedro Casablanc, Colin McFarlane,.

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR