un lloc de cultura peculiar

El caso Sloane

El caso Sloane

autor

La sombra de Aaron Sorkin es alargada. Y no solo porque sus series (y sus películas) tienen la marca de la casa grabada a fuego: verborrea incontenible, personajes que caminan y hablan y, sobre todo, no tratar al público como si fuera estúpido. Es decir, no le hacen un resumen cada cinco minutos de lo que llevan de metraje ni le llevan de la mano a ningún sitio. Eso tiene sus pros: crea una sorprendente tensión en el desarrollo de la historia únicamente con diálogos, y contribuye a que el espectador entre a formar parte de la historia porque se encuentra allí, entre ellos. Pero también sus contras: obliga a un nivel de atención al que no todo el mundo está acostumbrado, es relativamente sencillo desconectar de lo que ocurre en la pantalla, y se permite licencias de cultura general que pueden no ser del agrado del espectador. Eso sí, si uno es capaz de dejarse llevar y seguir sus reglas de juego, el espectáculo cerebral está servido. El caso Sloane bebe de esas fuentes y lo hace con elegancia y sabiduría. La película, construida al servicio y apoyándose constantemente en el buen hacer de Jessica Chastain, navega entre The newsroom y un maquiavélico y rapidísimo thriller de corrupción y malas maneras en la política estadounidense, y se convierte en un placer para el espectador.

Nunca ha sido John Madden un director que destacara por sus películas entre la crítica, aunque sí entre el público (Shakespeare in love, La deuda o El exótico Hotel Marigold y su floja continuación, son algunos ejemplos), pero siempre ha sabido balancearse con gracia entre el cine más comercial y el más aplaudido por la crítica, apoyado en guiones bien elaborados y estructurados. Y este trabajo no podría ser diferente. El caso Sloane es una aparentemente complicada trama de artes más que oscuras de distintos lobbies para llevar la opinión pública y política de un punto a otro. Y es aparente porque, y es el único pero que se le puede poner al guión, el final resulta algo manido tanto en su texto como en su dirección para lo que venía siendo el desarrollo de la historia. Aún así, el disfrute de la cinta y, sobre todo, del magnífico trabajo de la protagonista femenina de Take Shelter, La desaparición de Eleanor Rigby, El año más violento, Interestellar o Marte, es absoluto. Su trabajo de mimetismo con la señorita Sloane es total y el magnetismo que tiene con la cámara es absoluto. Y eso siempre es un placer que va más allá de los fotogramas.

Hay películas que bien valen un actor o una actriz, siempre que tenga un buen guión en el que basar su trabajo, y esta es una de ellas. Además de servir para congratularse de nuevo con el trabajo de un director que (casi) nunca ha defraudado.

Dirección: John Madden. Guión: Jonathan Perera. Intérpretes: Jessica Chastain, Mark Strong, Gugu Mbatha-Raw, Michael Stuhlbarg, Alison Pill, John Lithgow.

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR