un lloc de cultura peculiar

Alfonso Sánchez: “El cine es un arma muy poderosa”

Alfonso Sánchez: “El cine es un arma muy poderosa”

 

 

Con un natural gracejo andaluz, descarado y locuaz, sin pelos en la lengua, pero sí en la cabeza – al menos más de los que luce en pantalla-, y sin complejos para denunciar y criticar, Alfonso Sánchez presentó en los CineCiutat de Palma su primer largo como director, guionista y protagonista, ‘El mundo es nuestro’, basado en su propia webserie ‘Mundo ficción’ y financiado íntegramente por el método crowfunding. O sea con el dinero del espectador y ni un solo euro de subvención, por lo que no dudó en dedicarle al sistema, a los políticos y a la (in)cultura institucionalizada en general, una soberbia e enhiesta peineta a la salud del cine independiente.

En una entrevista, este hombre verborreico y simpático, que suelta perlas cáusticas cada dos frases, pero que tiene las ideas claras y la sesera muy bien amueblada, se basta solo para llenar un memorándum, de modo que ahí van las respuestas, y nos ahorramos las preguntas, implícitas todas ellas.

 

–         No le tengo manía a los políticos, creo que son ellos los que se han olvidado del ciudadano, de que su trabajo consiste en velar por nosotros y no en hacer negocio. La política debería ser vocacional, y no una manera de ganar dinero. Y no es el caso.

–         A mi me parece bien recibir subvenciones, siempre que no sea para llenarse los bolsillos y comprarse un yate. La cultura necesita ayuda, porque no siempre tiene vías comerciales suficientes para amortizar las inversiones.

–         Es muy duro hacer una película financiada en crowfunding, y no creo que vuelva a hacerlo nunca más. Claro que eso es lo que siempre decimos cuando nos deja una novia. No volveré a enamorarme, hasta que te vuelves a enamorar. Pero lo cierto es que se trata de una enorme responsabilidad, porque toda esa gente que ha pagado ha comprado confianza en ti, y trabajas bajo muchísima presión para no defraudar al público. El de la sala porque ha pagado su entrada y el otro porque es mi socio. Ha invertido y quiere disfrutar de lo que ha ayudado a pagar.

–         Cuando de pequeño veía las películas de Hitchcock decía: “yo de mayor quiero hacer eso. Dedicarme a contar historias”. Ahora que lo he hecho mis referentes han sido Tarantino, Kassovitz, Berlanga, Forqué y Billy Wilder. Y los que han visto la peli la comparan con Torrente. No sé que pensar, la verdad. Sacar vosotros mismos vuestras conclusiones.

–         Creo que si ‘El mundo es nuestro’ le está gustando a todo el mundo es porque es una película cojonuda. Honesta, divertida y conojunda.

–         En Internet tenemos más de diez millones de visitas en la serie, así que lo lógico era pensar que todos ellos querían ver la película. Con un 10% ya hubiera sido la hostia, y en cambio solo llevamos 70.000 espectadores y yo recorriéndome todo el país para convencer a más gente de que vaya a verla. Esto del cine y de Internet no lo entiende ni Dios.

–         ‘Torrente’ era un peliculón, la segunda parte y la tercera un negocio de la leche, y en la cuarta tiran a Belén Esteban por una escalera, así que ya vale la pena.

–         El mejor premio del mundo es el del público, porque el cine si no le gusta al público no tiene sentido.

–         El cine es un arma muy poderosa, ya sea para vender hamburguesas o ideas, así que politizarlo es un error y un tremendo peligro. Debería cuidarse más.

–         Los franceses tienen muchas cosas malas, pero las buenas son muy buenas, y en tema de cultura deberíamos tomarlos como ejemplo. Un día decidieron que el cine es una industria y no había que politizarlo, y ahí están, haciendo películas de puta madre y que recaudan barbaridades y sin injerencias institucionales.

 

El argumento de ‘El mundo es nuestro’ es el siguiente: El ‘Cabesa’ y el ‘Culebra’, siguiendo los pasos del Dioni, deciden dar un gran golpe: atracar una sucursal bancaria y huir a Brasil. Lo que parecía que iba a ser un trabajo sencillo, se complica debido a la irrupción repentina de Fermín, un empresario cincuentón cargado de explosivos, que amenaza con inmolarse y exige la presencia de la televisión para llamar la atención sobre su precaria situación económica. Así pues, un simple atraco, se convierte en un secuestro en toda regla con rehenes y explosivos de por medio.

 

 

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR