un lloc de cultura peculiar

Michael Cimino (director americano, 1939-2016):  De El cazador a La puerta del cielo

Michael Cimino (director americano, 1939-2016): De El cazador a La puerta del cielo

La historia del cine está repleta de cineastas malditos. Esos directores con fama de conflictivos o que convierten en fracasos comerciales todo lo que tocan. Pero ninguno como Michael Cimino, aunque comenzara en Hollywood de la mejor manera que pueda imaginarse.

Y es que entró por la puerta grande con un guion que le compró Clint Eastwood, y que consiguió dirigir él mismo a pesar de su inexperiencia y de que estaba previsto que lo hiciera el propio autor de Sin perdón. Pero Cimino le convenció y rodó Un botín de 500.000 dólares (1974), que se convirtió en un éxito inmediato de público y crítica. Un magnífico debut que le granjeó la confianza de la industria y le permitió abordar sin injerencias un ambicioso producto sobre los horrores y consecuencias de la guerra en quienes la libran en el campo de batalla. El título fue El cazador (1978), que se convirtió en un clásico, recibió varios premios Oscar – entre ellos el de mejor director y película-, y le convirtió a él en un director de referencia admirado tanto por la profesión como por el espectador. Y hasta aquí la gloria.

El reconocimiento unánime de sus primeros trabajos le dieron carta blanca y su opción fue La puerta del cielo (1980). Una producción de la United Artist que aún hoy está considerada como uno de los mayores fracasos de la historia del cine desde sus inicios. Acabó con la major, que declaró la quiebra y fue vendida casi de saldo. Su presupuesto se quintuplicó y la recaudación no alcanzó ni para pagar el cátering. La crítica la despedazó, fue la cinta más nominada a los premios Razzie de lo peor del año, su metraje de casi cuatro horas fue amputado a menos de dos, y todas las miradas atónitas ante un fracaso de proporciones bíblicas confluyeron sobre Cimino, el máximo responsable, que se convirtió en un apestado. Una condena que cumplió hasta el día de su muerte, el pasado 2 de julio, y que se tradujo en solo cuatro películas más en toda su carrera. Todas ellas financiadas de forma independiente, y con avales personales. Jamás por un estudio. Éstas fueron la notable Manhattan sur (1985), El siciliano (1987), 37 horas desesperadas (1990) y Sunchaser (1996).

Hoy, con todo su metraje y la perspectiva que da el tiempo transcurrido, todo el mundo coincide en que La puerta del cielo no es un mal film, ni mucho menos.

Micahel Cimino murió el pasado dia 2 de julio. Llevaba 20 años sin rodar ninguna película.

 

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR