un lloc de cultura peculiar

Mad Men, cambiar a mejor

Mad Men, cambiar a mejor

autor

Don Draper ha cambiado. La agencia de publicidad de la que es socio ha cambiado. Los personajes a su alrededor han cambiado, crecen, evolucionan y buscan, intentando adaptarse a unos tiempos que, para algunos, ya no son los suyos. Mad men ha alcanzado su quinta temporada y ha conseguido que sus seguidores aplaudan al final de casi cada capítulo. Es complicado llegar a los niveles de calidad que está ofreciendo una serie de televisión como ésta, más de medio centenar de episodios de cincuenta minutos después.
La mejor apuesta de la cadena AMC está llegando al punto álgido de esta nueva temporada, pero no por ello ha decaído en lecturas, en planos magníficos (de auténtica gozada cinematográfica son los cinco últimos minutos del episodio siete), en construcciones narrativas (el capítulo seis y sus tres historias paralelas ha entrado en la lista de los diez mejores capítulos de series de televisión) y en diálogos entre líneas. Ya no es una serie sobre Don Draper y todos los demás, sino una serie sobre todos los demás y Don Draper. Los personajes ya no son meros secundarios que ayudan a comprender la situación en la que se encuentra el protagonista. Ahora son protagonistas de sus propias circunstancias, y ayudan a entender una época de cambios que marcaron el siglo veinte y lo construyeron tal y como lo conocemos hoy en día. Los conflictos raciales, la irrupción de bandas como los Beatles o los Rolling Stones en el panorama musical mundial, el consumo de drogas, el aumento en el número de divorcios y los conceptos de amor más allá del matrimonio, la madurez, la carrera espacial y el riesgo en la publicidad, son temas que se cuelan en unas tramas que se alimentan de ellos y que acaparan protagonismo para dejar de ser meros objetos de decoración. Pero Mad Men no abandona lo que la convirtió en una de las series más interesantes para los que sientan algún interés por el proceso de creación de una marca, y relata a la perfección como la génesis de una idea se convierte en un boceto y más tarde en una campaña. Qué placer.
La quinta temporada de Mad men está siendo una verdadera gozada para los ojos catódicos y ha conseguido que volvamos a sentir ese gusanillo de espera ansiosa ante un nuevo domingo y un nuevo Previously… Cuánto cine cabe en cincuenta minutos, cuánto cine.

sense comentaris

Trackbacks/Pingbacks

  1. quémaldad! » estreno - [...] y mi estreno, Mad men, cambiar a mejor [...]

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR