un lloc de cultura peculiar

Cine versus cómic: Historia de amor o un matrimonio de conveniencia

Cine versus cómic: Historia de amor o un matrimonio de conveniencia

La relación del cine y el cómic ¿es un matrimonio de conveniencia o un género en sí mismo con un lenguaje y un universo propio? El debate sería largo y complejo. Y estéril, probablemente, pues mucho nos tememos que hay tantas opiniones al respecto como espectadores y lectores.

Pero lo que no admite duda es que la combinación gusta. Es una de las fórmulas más exitosas de las últimas décadas, y tanto la DC como Marvel están haciendo su agosto trasladando a sus personajes de las viñetas a las pantallas.

¿Cuáles son las mejores películas inspiradas en un cómic? ¿Cuál ha conseguido la simbiosis perfecta de ambos lenguajes, de ambas disciplinas? ¿Existe esa película perfecta?  Hemos hablado con algunos de los nombres más destacados del mundo del cómic y, desde luego, no hay consenso al respecto. Algo que hace aún más apasionante este maridaje, que en marzo nos ofrece una nueva propuesta, nada menos que Batman v. Superman.

 

¿Cuáles son tus películas preferidas basadas en un cómic?

 

Vicente García (Editor de Dolmen)

Resulta complicado el decidirse hoy en día por tres películas habiendo tantas y tan buenas como Los Vengadores, Watchmen o V de Vendetta, pero si tuviera que decidirme por tres en concreto escogería, curiosamente, tres segundas partes: Superman II  (1980), un clásico para el que no pasan los años; X-Men II (2003), de un Bryan Singer en estado de gracia; y el Batman The Dark Knight (2008), la segunda de la saga de Christopher Nolan con un Heath Ledger terrorífico como Joker.

batman begins

Tomeu Morey (dibujante y colorista de DC Cómics)

A una película inspirada en un cómic le pido que sea espectacular, épica y emotiva, y según esta receta mis preferidas son: las dos primeras que Christopher Nolan rodó sobre Batman (Batman begins, 2005 y El caballero oscuro, 2008) y el Superman de Zack Snyder, El hombre de acero (2013). Aun así, me gustaría precisar que no hay que ir a ver una película para compararla con el cómic. Son medios diferentes y es absurdo esperar que los dos te hagan sentir lo mismo. Cada uno debe aprovechar sus recursos, y nosotros disfrutarlos ambos como lo que son, disciplinas diferentes.

 

american-splendor

 Jaume Albertí (Propietario de la librería Gotham Cómics)

American Splendor (2003): porque fue la primera película que me hizo buscar el cómic en el que se basaba; Harvey Pekar es el rey de los autores de tebeos autobiográficos.

X-Men (las tres primeras): porque me hicieron recordar cuánto me gustaban las historietas de la Patrulla-X y por presentar al Lobezno definitivo.

Ghost World: (2001) porque consiguió que me aficionara a los cómics de Daniel Clowes, que hasta entonces siempre me habían parecido impenetrables.

 

asterix

 

Enrique Vegas (autor de la serie de cómics cabezones)

No es fácil decidirse pero yo me quedaría con Superman (1978), porque no te entraba la risa como con los superhéroes llevados al cine en las décadas anteriores a esta película; 300 (2006), porque innovó y abrió un camino que han copiado muchos otros, tanto en el concepto formal como visualmente; y cualquiera de las de Asterix con Gerard Depardieu, porque clavaron el reto de conseguir un equilibrio entre humor y realismo, y me lo pasé en grande. Además los cómics me encantan.

 

Carlos Pacheco (dibujante de Marvel y DC Cómics)

Me encantan las dos disciplinas, pero cuando quiero cómic quiero cómic y cuando quiero cine quiero cine, por eso no me interesan demasiado películas en la línea de las adaptaciones Marvel. Visualmente muy enraizadas en la estética de las viñetas, persiguen parecerse y eso no me estimula nada. Prefiero las adaptaciones de novelas gráficas que se olvidan del referente y se convierten en puro cine, como por ejemplo Los Malditos bastardos (2009) de Tarantino, que se inspiró en el sargento Furia. También me encantan las versiones cinematográficas de Una historia de violencia (2005) y Camino a perdición (2002).

 

tin tin

 

Rafel Vaquer (autor de Johnny Roqueta)

Solo pueden gustarme películas que adapten cómics que no me gustan. Si soy fan del cómic la película por defecto me parecerá un sacrilegio, una aberración, de modo que ya no voy. ¿Para qué? Es el caso, por ejemplo, de Los Pitufos o Mortadelo y Filemón. No las he visto ni las veré. En cambio suelen encantarme los films inspirados en tebeos que no me gustan. Es el caso de cintas buenísimas como el Tin Tin (2011) de Spielberg, Iron Man (2008) o 300 (2006). Me lo pasé en grande. Supongo que porque me importaba poco su fidelidad al cómic original.

 

 

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR