un lloc de cultura peculiar

Adios a Curtis Hanson, autor de L.A. Confidential

Adios a Curtis Hanson, autor de L.A. Confidential

La filmografía de Curtis Hanson es una carrera de fondo. Despacio, sin necesidad de destacar, llenó las salas con un cine que pocas veces puso de acuerdo a crítica y público. A este norteamericano de 71 años, que falleció el pasado 20 de septiembre de causas naturales, al que le apasionaba contar historias, pocos asociaran con ser el director de L.A. Confidencial, 8 millas o La mano que mece la cuna. Su trabajo se hacía sin llamar la atención hasta que lo veías.

Empezó dándole a Tom Cruise su primer papel protagonista en Ir a perderlo… y perderse (1983), para luego aprovechar al chico de moda Steve Gutemberg (Mahoney, Loca academia de policía) y el talento de Isabelle Huppert en Falso testigo (1987). En 1990, lo intentó con el thriller turbio con Malas influencias, con dos actores que pedían a gritos un último empujón antes de desaparecer: Robe Lowe y James Spader. Pero su primer gran éxito fue La mano que mece la cuna (1992), con guión de David Koepp y una Rebecca de Mornay que puso a todos la piel de gallina. Luego llegó Río salvaje (1994), un thriller de descensos en balsa por el río del título, con tres actores que obligaban a su visionado: Meryl Streep, David Strathairn y Kevin Bacon. El público aplaudía sus trabajos, pero la crítica le consideraba uno más de esos directores de Hollywood que llenan las salas de producciones que no pasarán a la historia. Hasta su siguiente trabajo.

En 1997 se estrenaba L.A. Confidencial, un magnífico ejemplo de cine negro que demostró que un libro imposible (la novela del mismo título de James Ellroy) podía convertirse en una obra maestra, si se contaba con las ganas y los actores adecuados. Danny deVito, Kim Bassinger, Kevin Spacey, James Cromwell, de nuevo David Strathairn, y dos recién llegados a esto del cine, Russell Crowe y Guy Pierce. Inmediatamente se convirtió en una obra de culto aplaudida en todos los medios, pero que no funcionó por una de esas coincidencias del Dios de Jaco Van Dormael: le tocó lidiar en taquilla y galas de premios con el Titanic de Cameron.

Luego llegó Jóvenes prodigiosos, una pequeña tragicomedia de grandes historias que no convenció más que a los críticos, aunque sus protagonsitas fueran Michael Douglas, Tobey Maguire (antes de Spdierman), Frances McDormand (después de Fargo), Robert Downey Jr (antes de Ironman) y Katie Holmes (antes de Tom Cruise). El humor sólo se entiende si es explícito, ya saben. Así que se decidió a convertir de nuevo a Bassinger en una gran actriz con la cruda historia de los inicios de Hip hop. 8 Millas se hizo un hueco en la taquilla gracias a la aparición de Eminem y otro en la crítica gracias a la gran dirección de Hanson. Aunque no fuera su mejor obra.

Le siguieron dos películas medianas, fáciles de ver, con un guión más entrañable y previsible que bueno, y un éxito igual de mediano: En sus zapatos (2005), con Cameron Diaz y Toni Colette,  y Lucky you (2007), con Eric Bana y Drew Barrimore. Su último trabajo fue empezar Persiguiendo Mavericks (2012), que tuvo que terminar Michael Apted, porque el alzheimer de Hanson estaba demasiado avanzado como para continuar.

Tal vez Curtis Hanson no obtuvo todo el éxito que mereció, pero el trabajo hecho con ganas, no necesita aplausos públicos, ¿verdad?,  siempre que permita seguir, claro.

deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Posa-li estrelletes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR